website

Nuevos purificadores de agua bajo el lavaplatos

Conversando en Mouvair: ¿Cómo mantener hábitos saludables en invierno?

Conversando en Mouvair: ¿Cómo mantener hábitos saludables en invierno? - Mouvair

Junio está a la vuelta de la esquina y, con él, el invierno anuncia su temida e intensa llegada.

En este escenario, somos muchos los que, sin quererlo, nos tornamos más sedentarios y buscamos cualquier excusa para no salir de casa.

Además, también hay algunos que, durante esta época, dejan atrás esos hábitos saludables que habían generado cuando el Sol todavía salía con fuerza y empiezan a sabotearse de manera inconsciente.

Por todo lo anterior, y porque en Mouvair queremos que alcances siempre tu mejor versión física y mental -ya sea en el crudo invierno o la reluciente primavera (¡qué poetas!)-, conversamos con Annais Camblor, nutricionista de NutraGo! y creadora de contenido, quien nos entregó distintos tips para tener una vida sana aun cuando las temperaturas no son muy amigables.

  • Annais, cuéntanos, ¿cómo definirías tener hábitos saludables? ¿Qué es para ti la vida sana?

Para mí, los hábitos saludables son los que puedes ir cumpliendo de forma diaria y que están incorporados en tu vida, es decir, que no suponen un esfuerzo extra hacerlos, sino que los haces porque hay que hacerlos. Por ejemplo, es como el hábito de lavarse los dientes, que uno desde chico sabe que tiene que hacerlo todos los días.

Entonces, los hábitos saludables deben ser lo mismo: uno debe tomar agua todos los días, comer fruta todos los días, comer verduras todos los días, pero lo ideal es que se vaya instaurando en la mente de las personas como algo que es normal hacer; no hacer un esfuerzo de "ya, voy a hacer dieta por 2 meses y listo". 

Y, bueno, la vida sana va de la mano con todo lo anterior, porque es importante que nosotros podamos mantener estos hábitos que primero generamos para perseguir un objetivo, pero luego de cumplirlo hay que seguir manteniendo el estilo de vida. La vida sana es un concepto de alimentación equilibrada, libre de restricciones, que se adapta a tu estilo de vida, y no adaptar el estilo de vida a la alimentación.

Obviamente, todo debe ser un complemento con la salud mental, deporte, exámenes de sangre, etcétera; es decir, que no sea solo comer bien o solo hacer deporte, sino que se complementen todos estos conceptos para que se genere un todo.

  • ¿Qué consejos darías para mantenerse activo en invierno, pese a las bajas temperaturas?

Yo siempre doy como consejo -más que para el invierno, sino para como todos los días y todas las estaciones del año- buscar una actividad física que te guste. Por ejemplo, no ir al gimnasio porque hay que hacerlo y hay que bajar de peso, sino ir al gimnasio porque nos gusta levantar pesas. 

Entonces, ¿qué hacer a pesar de las bajas temperaturas? Yo creo que la pandemia nos dio ese plus de que podemos hacer deporte en la casa, así que hay que buscar algo que sea de menor impacto y nos permita hacerlo en el interior, como yoga, pilates o una rutina de internet. Lo ideal es encontrar la forma de seguir mantiendo el hábito del deporte, quizás a menos escala si es que nuestro deporte es exterior, pero seguir haciéndolo igual. 

De todas maneras, cuando uno genera el hábito de hacer deporte, uno va a hacer deporte a pesar del frío o la lluvia, y por eso es importante estar haciendo las cosas por hábito y no por cumplir.

  • Es usual que en invierno salgan esos antojos por comer más fritura y cosas dulces, ¿qué consejos darías para no sabotear los hábitos saludables durante esta época?

Es obvio que en invierno dan ganas de comer cosas más "ricas", por el clima que hay, pero en verdad las cosas "ricas" que nosotros llamamos son, generalmente, cosas altas en azúcares y grasas, porque eso genera saciedad y ese calorcito que a veces necesitamos. 

En el sentido de cómo poder ser saludable en invierno, insisto que todo va de la mano con los hábitos: o sea, si nosotros no vemos la fritura como algo prohibido o que no podemos comer, no vamos a  dejar de hacerlo nunca, ni en verano ni en invierno, y está perfecto, porque el problema acá no es comer fritura o una galletita o un pastelito, el problema es la frecuencia con que hacemos esos hábitos. Por ejemplo, si el viernes en la noche comemos papas fritas, es 1 tiempo de comida de los 5 tiempos de comida que hay en el día de los 7 días de la semana, por lo tanto, en proporciones y porcentaje, ese tiempo de comida no es representativo del estilo de vida. 

Entonces, lo importante es que cuando uno cree el concepto de alimentación saludable, no elimine estos alimentos, sino que entienda que se restringe la frecuencia de consumo, pero no hay que sacarlos del todo, porque son alimentos que gustan y se comparten en instancias en las que uno se reúne. En el fondo, la alimentación no es solo comer y nutrirnos, la alimentación es entornos familiares, de celebración, emociones, sensaciones, recuerdos, así que no hay nada malo en comernos una sopaipilla porque está lloviendo. El problema vendía siendo si nos comemos 1 sopaipilla todos los días durante 3 meses, porque obvio que se va a volver un hábito poco saludable porque la frecuencia es muy alta, pero si lo estamos haciendo 1 o 2 veces a la semana, la frecuencia es baja y no sabotearía nuestros hábitos porque es parte de ellos.

  • ¿Qué tips darías para mantenerse hidratado, pese a que no den muchas ganas de tomar agua?

Yo siempre recomiendo saborizar las aguas: echarle rodajas de limón, pepino, menta o lo que sea. Esto funciona un poco más en verano, porque es más fresco, pero en invierno también podemos tomar infusiones calentitas para mantenernos hidratados.

Es importante destacar que se recomiendan máximo 5 tazas de té al día, porque más de esa cantidad empiezan a deshidratar. ¿Cómo saber si estamos correctamente hidratados? Porque no sentimos sed. Cuando se empieza a sentir sed es un signo de que nos está faltando agua en el cuerpo.

  • Y, por último, ¿de qué manera la alimentación nos ayuda a evitar resfríos?

La alimentación influye directamente en las defensas del cuerpo, por lo tanto, mantener una alimentación equilibrada -con ingesta de frutas, verduras, legumbres, proteínas, carbohidratos y grasas saludables- va a generar que nuestro cuerpo se encuentre en un buen nivel de vitaminas y minerales, lo que refuerza nuestras defensas frente a microorganismos patógenos, que vendrían siendo estos virus o bacterias que nos van a afectar.

Entonces, para evitar resfríos siempre se recomienda el consumo de vitamina C, que la podemos encontrar en frutas y verduras cítricas de color rojo o naranja, y también a través de suplementos. 

También es muy importante cumplir con los requerimientos de macronutrientes -como proteínas, grasas y carbohidratos- y tener una ingesta adecuada de ellos. Pasa mucho que algunas personas piensan que por comer menos lo están haciendo mejor y no es así: nosotros también tenemos que cumplir con cierta ingesta de energía y eso nos va a mantener activos y hacer que nuestro organismo funcione bien. Lo mismo pasa con los carhobidratos, porque hay algunas personas que los eliminan sin una patología o indicación médica previa, y eso genera un déficit a nivel cerebral, porque el principal sustrato para que el cerebro se mantenga activo y funcionando es la glucosa; entonces, si generamos una baja ingesta de carbohidratos, eso bajará nuestros niveles de glucosa y generará dolores de cabeza, mareos y otros síntomas.  

PD: Si te gustó la entrevista, ¡dífundela! Ya sabes cómo se dice por ahí: lo bueno se comparte. 

Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.
Busca lo que deseas